En este artículo exponemos de manera general el porqué de la importancia del entrenamiento de fuerza y del ejercicio físico así como de la actividad física en las personas de tercera edad.

La vida de las personas mayores está cambiando debido al avance de la sociedad: la esperanza de vida, la calidad de vida y la práctica de actividad física en este grupo social está aumentando considerablemente, provocando un aumento de la demanda de programas de actividad física para mayores. Para cubrir esta demanda el profesional del entrenamiento debe conocer las necesidades de estos grupos sociales, para de esta manera diseñar unos programas acorde a ellas.

Las personas mayores se encuentran en una nueva etapa de su vida en la que deben afrontar numerosos cambios que son consecuencia del proceso de resocialización que experimentan. Deben asumir las características, actitudes y comportamientos que conllevan este nuevo período y que nunca antes habían asumido.

Podemos decir que cada vez son más las personas mayores que realizan algún tipo de entrenamiento físico. Y es que la actividad deportiva ha comenzado a ser reconocida como una actividad útil y con sentido para sus vidas.

En cuanto a nuestra labor con esta población, no se puede limitar a tratar únicamente con un cuerpo que ya tiene muchos años, sino que debemos acercarnos a ellos y comprender el momento que están viviendo y por tanto las necesidades afectivas, psicológicas, sociales, además de las físicas, que tienen.

¿Que beneficios comporta el ejercicio físico en el anciano?

La práctica de un programa de entrenamiento físico adecuado mejora tanto el área física como la psíquica. El propósito de la actividad física en los adultos mayores se puede resumir en los siguientes puntos:

  1. Bienestar físico.
  2. Autoconfianza.
  3. Sensación de autoevaluación.
  4. Mayor seguridad y confianza en las tareas cotidianas, por un mejor dominio del cuerpo.
  5. Aumento de la movilidad.
  6. Mejor respuesta a las propuestas de actividades.
  7. Aumento de la movilidad articular.
  8. Aumento del tono muscular.
  9. Mejoría en la amplitud y economía de la respiración.

 

Entrenamiento de fuerza en el anciano frágil

El entrenamiento de fuerza, constituye por sí mismo la medida preventiva más eficaz para retrasar la aparición de sarcopenia, osteoporosis y fragilidad. Varios estudios y revisiones sistemáticas han demostrado que incluso en los ancianos más viejos y frágiles el entrenamiento de fuerza aumenta la masa muscular, la potencia y la fuerza muscular, además de mejorar parámetros objetivos del síndrome de fragilidad tales como la velocidad de la marcha y el tiempo de levantarse de una silla.

El entrenamiento de fuerza, es esencial para  prevenir o disminuir la incidencia de enfermedades como la sarcopenia, osteoporosis, y síndrome de fragilidad que conducen a una disminución de la calidad de vida especialmente en personas mayores. A continuación explicamos brevemente estas tres enfermedades:

  • La sarcopenia(del griego sarx, carne, y penia, pobreza) es la pérdida involuntaria de masa muscular esquelética que se produce con la edad avanzada. La masa muscular declina aproximadamente un 3-8% por década a partir de los 30 años, y esta tasa se acelera por encima de los 60 años.
  • La osteoporosises una enfermedad esquelética en la que se produce una disminución de la densidad de masa ósea. Así, los huesos se vuelven más porosos, aumenta el número y el tamaño de las cavidades o celdillas que existen en su interior, son más frágiles, resisten peor los golpes y se rompen con mayor facilidad.
  • El estado de fragilidad es un síndrome clínico-biológico caracterizado por una disminución de la resistencia y de las reservas fisiológicas del adulto mayor ante situaciones estresantes, a consecuencia del acumulativo desgaste de los sistemas fisiológicos, causando mayor riesgo de sufrir efectos adversos para la salud.

Por Javier Arriaga

El incremento de la masa muscular hace que el metabolismo en reposo sea mayor, por lo que será más difícil la acumulación de grasa corporal, de modo que conseguimos obtener una composición corporal óptima. También puede ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina y el metabolismo energético.

A modo de conclusión, te dejo una frase que espero te haga reflexionar:

“Nuestros mayores son nuestros abuelos. Luego lo serán nuestros padres y al final lo seremos nosotros. Tratémosles como se merecen y como nosotros queremos que nos traten el día de mañana. “

Bibliografía

Meléndez, A. (2000). Actividades físicas para mayores. Ed. Gymnos

Pont, P. y col.(1994): 3ª edad, actividad física y salud. Paidotribo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.